1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.
  2. Invitado, ¿no puedes iniciar conversaciones privadas? ¿Tu buzón está lleno? Prueba a "abandonar charlas" para liberar espacio de tu buzón .
    Descartar aviso

Divertida crónica de la San Diego 2005

Tema en 'Rutas y Quedadas' iniciado por El Llargo, 19 Dic 2005.

  1. El Llargo

    El Llargo Superlogic

    Registrado:
    20 Oct 2005
    Mensajes:
    3.408
    Me Gusta recibidos:
    4
    Ubicación:
    Serranía del Turia
    Hola amiguetes, os pongo una crónica que nos ha mandado nuestro amigo Carlos (www.tuejar.biz) para que os entretengáis un ratillo leyéndola, es muy divertida:


    ---------------------------------
    SAN DIEGO 7, 2005

    No se pudo realizar cuando se preveía, el pasado 13 de noviembre, porque – todo un año sin llover- y tenía que hacerlo la semana de la carrera. Es igual. La San Diego no se podía suspender, en todo caso, aplazar; pero ahí llegó. El domingo, 27 con un día de esos de abrigarse bien, calarse la braga por la cabeza - orejas arriba - los guantes y el culotte largo, pues ese día, la San Diego 2005.

    Doscientos participantes a las nueve de la mañana en la Plaza Mayor de Tuéjar. Movilización general de peñistas de la mtb de Tuéjar, amiguetes - voluntarios, Protección Civil, Guardia Civil, intendencia, equipos de filmación, etc. Un minuto de silencio por Rafa, miembro de la Peña Ciclista de Tuéjar que nos dejó hace unos meses. Y, algo tocadas las nueve, las nueve de la mañana, no se vayan ustedes a pensar, salida lanzada y nunca mejor dicho porque bajaban por la Calle Larga que no vean. 48 Kilómetros largos les esperan. Delante las motos y los quads abren camino. Paseo militar hasta el Azud, y recorrido turístico por el margen derecho del Tuéjar River, hasta la Fuente del Saz ( Fuentelsar para los oriundos). Bajadita hasta la Cueva de las Palomas y la subidica hacia los Planos para templar los ánimos. De ahí al Collado del Aire. Bordeamos la cola del Pantano de Benagéber por la derecha y nos subimos por la Galopera hasta casi el Alto de la Montalbana, llaneamos por las Cañadas ( Cañás para los del terreno) y la gran traca final: la laaaaaaaaaaarga trialera que nos deposita en el Azud. Ha habido hasta quien la ha bajado con un tándem ( que es esa bici que parece una limusina de larga y en la que el de detrás tiene más valor que un torero) aunque hay que decir de Damià que es el de delante la conduce como Fernando Alonso.

    Para los que no sepan lo que significa trialera, decirles que vengan, la suban o la bajen a pie o caminando y después la definirán como: caminico de cabras que no sé yo ni cómo se meten por ahí ,madre mía. Bueno un descenso largo, estrecho y con más de una docena de sitios apropiados para meterse una piña de alto nivel.

    A lo largo del recorrido hay tiempo de todo como se ven en la colección de fotos que ilustran el reportaje y que en su inmensa mayoría se las debemos a Víctor que lo mismo da un masaje en los gemelos del que se queda tirao en la bajada de la trialera que nos capta con pedazo de máquina las mejores escenas. Decía que hay tiempo de todo, tiempo para comer, tiempo para correr, tiempo para caer, tiempo para pararse y mirar el paisaje, tiempo para ayudar al prójimo, sea o no conocido, etc.

    El ciclismo en su versión más de hombre o mujer de a pie no entiende de edades. Chavalico de 14 años y chavalico de 61, han sido los extremos de edad.

    Para los amigos de las estadísticas:

    Los 48 kilómetros se los ha hecho el bueno de don Carlos Hoyos en 2 horas 14, un minuto después, don Teodoro Albuixech y otro minutillo más tarde don Pedro Merlo. Las señoras: pues tomen nota porque también ...no vean cómo andan con la bici, vamos mejor que con tacón alto. Doña Marta Serra en 3 horas y 20 se nos ha plantado en la meta. Amparo Serra con 3 horas 48 ha tenido bastante y nuestra peque MARÍA Illueca con 3 horas 51 ha acabado la mar de bien.

    Para rematar la faena, la organización les ha dado un polar, no un oso, sino una chaqueta, y se han cepillado una paellica que por la pinta tenía que estar para chuparse los dedos.

    Lo más bonico posiblemente han sido los detalles y entre ellos uno que nos pone: el comentario de algunos participantes que bajando la trialera y sin dejar de mirar el carrilico comentaban: ¡Pero qué bonico que es esto! Es otra manera de mirar el monte.
     

Compartir esta página