1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.
  2. Invitado, ¿no puedes iniciar conversaciones privadas? ¿Tu buzón está lleno? Prueba a "abandonar charlas" para liberar espacio de tu buzón .
    Descartar aviso

Abdominales y Técnica Abdominal Hipopresiva

Tema en 'Medicina deportiva, entrenamientos y alimentación' iniciado por yuya, 29 Sep 2004.

  1. yuya

    yuya Miembro

    Registrado:
    17 Jun 2004
    Mensajes:
    247
    Me Gusta recibidos:
    0
    Ubicación:
    En un lugar de la Mancha...
    Bueno, éste asunto es una continuación de "Abdominales y psoas-iliaco" en el que ^^Karen^^ ha hablado sobre la Técnica Abdominal Hipopresiva.

    He encontrado ésta dirección:

    http://www.crianzanatural.com/art/art32.html

    Aunque parece que solo es para embarazadas, puede que sea interesante para ejercitar abdominales.

    A ver si ^^Karen^^ comenta algo del tema.
     
  2. ^^KaReN^^

    ^^KaReN^^ Miembro activo

    Registrado:
    9 Jul 2004
    Mensajes:
    1.204
    Me Gusta recibidos:
    1
    Hola yuya!

    Esta técnica es fantástica para las mujeres, refuerza la musculatura abdominal y también el suelo pélvico, sin causar los problemas de las abdominales como hipotonia subumbilical y incontinencia urinaria.

    Es difícil y por tanto necesitas que te explique los ejercicios un fisioterapeuta especializado, ya que por aquí son de difícil comprensión y se tiene que ver si se hacen bien o no. Hasta a mi me cuesta!!

    Un saludo y cuidado con las abdominales. Yo ya no hago.
     
  3. eszaes

    eszaes Novato

    Registrado:
    17 Ago 2006
    Mensajes:
    1
    Me Gusta recibidos:
    0
    hola,
    este año he dado a luz, y en las clases de postparto, nos enseñaron las técnicas de gimnasia hipopresiva, nos dieron documentación, el caso es que me pareció un método muy bueno, y sirve tanto para hombres como para mujeres, lo que sucede es que se aplica mas en mujeres

    os pongo un apunte que encontré en internet sobre este tema:

    Los ejercicios que se pueden hacer son los siguientes: Se puede coger el que resulte más cómodo, porque todos permiten obtener beneficios similares a la hora de mejorar posturas y de tonificación muscular y del suelo pélvico.Para fortalecer el suelo pélvico, coges una silla, te sientas, apoyando en la silla los isquiones (huesos de la pelvis), se mantienen las piernas con una flexión de 90 grados y la punta de los pies mirando al techo. Seguidamente se separan las escápulas colocando las manos delante del pecho, se vacía todo el aire de los pulmones, se hunde el abdomen y se mantiene la posición hasta tener la necesidad de volver a coger aire.Para mejorar el tono de las piernas, de pie, se flexionan las rodillas unos 60 grados, como si quisiéramos sentarnos en una silla imaginaria. Se tira todo el peso del cuerpo hacia delante y se ponen las manos casi sobre los muslos pero sin apoyarlas. Al llevar el peso del cuerpo hacia la punta de los pies, se colocan las lumbares y toda la columna en línea con la cabeza. Después, se separan las escápulas y se realiza la apnea. Se aguanta la respiración manteniendo el abdomen hacia dentro lo más posible. Se respira y se vuelve a repetir el ejercicio.Para cuidar la postura de la espalda, de pie, con los pies paralelos y las rodillas ligeramente flexionadas, se colocan las manos sobre las caderas. Se lleva el peso del cuerpo sobre la punta de los pies, se separan las escápulas y se vacía todo el aire. Se abren las costillas lateralmente y se hunde el abdomen.Para reducir la barriga, de pie, con los pies paralelos y rodillas flexionadas, se separan las escápulas y se vacía todo el aire por la boca. Mientras se aguanta la respiración y se hunde el abdomen, se levantan poco a poco los brazos manteniendo la máxima separación de las escápulas.Para trabajar los brazos, estirados en el suelo boca arriba sobre una superficie blanda, se flexiona ligeramente la pierna izquierda apoyando el tobillo sobre el suelo y los dedos apuntando al techo. Se eleva la pierna derecha para mantener una flexión de cadera de 90 grados, y una flexión de rodilla también de 90 grados, con el pie bien estirado. El brazo derecho se acerca ahora a la rodilla flexionada y el brazo izquierdo se levanta 180 grados flexionando la palma de la mano hacia arriba. En esta posición, se separan bien las escápulas, se vacía todo el aire de los pulmones, se bloquea la glotis y se aguanta la respiración hundiendo el abdomen al máximo y abriendo bien las costillas. Se repite por el otro lado.
     

Compartir esta página