1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.
  2. Invitado, ¿no puedes iniciar conversaciones privadas? ¿Tu buzón está lleno? Prueba a "abandonar charlas" para liberar espacio de tu buzón .
    Descartar aviso

Cronica L'Ariegeoise 2005

Tema en 'General' iniciado por serpal, 28 Jun 2005.

  1. serpal

    serpal Moderador Ciclismo Crta. Moderador ForoMTB

    Registrado:
    4 Oct 2004
    Mensajes:
    22.204
    Me Gusta recibidos:
    3.854
    Ubicación:
    Lega ness
    Strava:
    L’Ariegeoise – 25/06/2005

    Esta visto que el fin de semana siguiente a la quebrantahuesos deberia ser para descansar. El año pasado ya veis como nos fue en gredos y este año el resultado deportivo fue similar. Sin embargo, al igual que ocurria en gredos, sino hubieramos venido habriamos dejado de conocer una comarca increiblemente bella, escondida entre las grandes moles pirenaicas y relativamente poco conocida a la sombra de la populosa Andorra. Verdes campos, paisajes de llorar, chateus y por supuesto el reto deportivo de ascender al Plateu de Beille donde el año pasado el boss Armstrong dicto sentencia en el tour. Estos son los ingredientes de L’Ariegeoise.

    La verdad, que el hacer esta marcha surgio casi por imposicion. Tras hacer el tour de Flandes, prueba que al igual que la quebrantahuesos forma parte del circuito UCI Golden Bike, para obtener el preciado maillot que dicho circuito otorga debiamos de hacer una segunda marcha del mismo en el extranjero y la que mas a mano nos quedaba era esta.
    Asi que el viernes por la mañana, dado el larguisimo viaje que tenemos por delante emprendemos camino hacia Tarascon, pequeño pueblecito frances situado en la region de Foix, justo al otro lado del principado de Andorra. En concreto nosotros teniamos nuestro alojamiento en Les Cabanes, un pueblecito proximo justo al pie del Plateu de Beille.
    Aprovechamos el viaje para hacer una pequeña escala en Andorra y aparte de comer algo y hacer algunas compras, comprobar que al menos en el tema bici, eso de los precios maravillosos es o mito o cosa del pasado.
    Con la hora pegada al culo contiuamos hacia Francia y llegamos a las inscripciones un pelin apurados de hora pero al fin y al cabo a tiempo para hacer las mismas. Alli nos encontramos con Iñaki y Neuro que han seguido otra ruta diferente para llegar desde Bilbao, viajando por la autopista que bordea todos los pireneos desde Irun.
    Tras formalizar las inscripciones, que en mi caso costo un poco mas ya que no me habia llegado la carta de confirmacion de la inscripcion, nos encaminamos hacia una terracita cercana para tomar unas pelforth con reminiscencias pirenaicas y de ahí a la casita que Frances nos habia conseguido en un centro de vacaciones en el pueblecito de Les Cabanes, en el fondo de un profundo valle, rodeados de altas montañas y bosques por todos los lados, vamos, un sitio que mas incitaba al descanso y el solaz en vez de a las paranoias ciclisticas que habitualmente nos proponemos.
    Esta tarde poco mas. Cena en el jardincito, por supuesto a base de pasta, colocacion de dorsales y frustracion mecanica ya que no consigo dar con el problema que aqueja a cambio de platos de la bici de Frances y a la camita que las 6 de la mañana llegan pronto.

    Suena el despertador y como estamos a apenas 10 kms de Tarascon, el pueblo donde se da la salida, nos lo podemos tomar con calma. Ademas como es costumbre deje todo preparado la noche anterior. Al salir a la ventana se ve que nos va a volver a tocar dia de calor intenso como el que sufrimos el fin de semana anterior en la quebrantahuesos.
    Desayunamos y marchamos en los coches hacia Tarascon ya que no nos apetece meternos a esas horas unos kilometrillos de calentamiento con los ojos todavia pegados.
    De camino se ve ambientillo ciclista como corresponde a una prueba de la uci golden bike, la copa del mundo de marchas cicloturistas, aunque ya puestos en la salida vemos que el numero es bastante menor que lo que veiamos en la quebrantahuesos o en flandes. Digamos que mas o menos hay la misma gente que en la perico asi a ojo.
    Nos posicionamos sobre la mitad de la parrilla y aguantamos una tremenda chapa de la organización en un idioma ininteligible para nosotros hasta que algo que parece una cuenta atrás nos indica que ya se da la salida y alla vamos otra vez.
    Salida callejeando por el pueblo en la que me dejo ir hasta que nos reagrupamos. Los primeros 40 kms son practicamente llanos ya que se hace un bucle bajando hasta Foix y volviendo a subir hasta Tarascon para volver de nuevo a bajar para desviarnos hacia el interior. Aquí rodamos rapido y casi sin esfuerzo, Pedro va conmigo, pero los demas no vienen y como hoy el plan es tomarselo con tranquilidad no queda mas remedio que ir dejando marchar los grupos. Por fin se enganchan a rueda y Pedro se va por delante en su minuto bueno. Yo me quedo con Neuro, Frances y dos tios de Donosti con los que nos hemos juntado por afinidad idiomatica y montamos una pequeña grupeta de la que voy tirando a ritmo muy pausado. Anita viene por detrás con Iñaki.
    Los donostiarras nos cuentan unas cuantas cosillas interesantes, ya que tambien son aficionados a la realizacion de paranoias ciclistas y nos informan debidamente acerca de uno de los retos planteados quiza para la proxima temporada, la marmotte, una autentica etapa del tour en plenos alpes y bien, porque nos comentan que aunque dura, es algo perfectamente viable.
    En esto nos aproximamos a Foix donde podemos disfrutar ya de paisaje de la campiña francesa. El valle se abre y en el fondo esta encajada esta ciudad con un bonito chateu dominando el entorno. Apenas entramos en Foix para tras un breve callejeo y una dura rampita para entrar en calor, cambiar al otro lado del valle y emprender el regreso a tarascon por una estrecha carretera entre pueblos que nos tiene reservado una pequeña trampita. Paro a echar unas fotos y compruebo que Ana y Pedro ya van a poner su marcheta y se descuelgan definitivamente mientras nosotros nos aproximamos a Tarascon. Callejeo por dicha ciudad y otra vez en la carretera del principio y ya con ganas de empezar a subir. Mas o menos a mitad de camino entre Tarascon y Foix, en una rotonda en la que antes seguimos recto ahora giramos a la derecha y nos adentramos en los montes a la caza del primer col de la jornada. Sin embargo justo antes de empezar el mismo tenemos el primer avituallamiento con una grata sorpresa. Estos avituallamientos si que estan chulos, salchichon de la tierra, dulces de frutas, queso brie, bollitos ademas bien surtidos y con una gente encantadora que se desvivian y hasta te cogian los botes de la bici para rellenartelos, lo que ademas fue la tonica durante toda la marcha.
    Proseguimos y lo que ahora viene es el ascenso al Col de la Lauze, de 14 kms aunque duros solo son los primeros 7 u 8. Carreterita rural muy estrecha y el tipico asfalto frances que parece lija y hace muy complicado mover la bici. Sin embargo vamos frescos y el puerto tampoco tiene en ningun momento rampas brutas moviendose todo el rato entre 6% y 7% con algun pico de mas. Me voy por delante con Iñaki mientras que Frances y Luis meten 30 y se lo toman mas suave, ya les esperaremos arriba.
    La subida transcurre totalmente entre bosquecito y a la sombra lo que permite aminorar el fuerte calor que ya comienza a hacer y asi al tran tran llegamos a un pequeño collado donde la subida se transforma en un largo falso llano que va trazando una gran vaguada hasta alcanzar definitivamente el col de la Lauze donde hay situado un avituallamiento liquido. Al parar, Iñaki nota que le roza la rueda y vemos que ha cascado un radio. Se lo enrollo con otro y saco la multiherramienta dispuesto a solucionar el desaguisado cuando por suerte aparece una furgoneta de asistencia con una llave de radios de verdad y en un par de minutos deja la rueda como nueva otra vez. Nos hacemos unas fotos para la colección de carteles de puertos y en esto que llegan Frances y Luis y nos lanzamos todos para abajo.
    Apenas 4 kilometros de bajada y como va a ser durante toda la jornada, muy divertida. Carreterita estrecha, el asfalto tipo lija que se agarra muchisimo y que permite unas tumbadas de impresión, asi que Luis y yo bajamos a todo lo que damos entre campitos y pueblecitos, todo muy bucolico. Finalizado el descenso, decidimos continuar hasta la cima del siguiente puerto, el Col de Monsegur ya que son apenas 5 kilometros que comienzan inmediatamente despues de finalizar el descenso. Sin embargo como ya me habian adevertido, estos 5 kilometros tienen su miga y los primeros rondando todo el rato el 10 % suponen un pequeño calenton. Como vamos sin prisa, paso de forzar y meto directamente el 28 y voy marcandole ritmo a Luis. La pendiente suaviza y a lo lejos comenzamos a observar el inmponente Chateau de Monsegur dominando todo el entorno desde lo alto de una abrupta peña.
    Paramos arriba, mas fotos, avituallamiento liquido y control para pasar el chip. Frances e Iñaki no tardan demasiado en aparecer y da pena continar hacia abajo ya que el lugar es increible.
    La bajada es larguisima por carretera ancha y buena, pero muy de pedalear y mucho falso llano. Vamos recuperando fuerzas ya que a partir de aquí tenemos 3 puertos enlazados que nos van a suponer casi 30 kms de subida en total. Pero antes otro avituallamiento completo de iguales caracteristicas que el anterior. Paramos brevemente e iniciamos la ascension al Col de la Croix des Morts. Este puerto es de carretera mas ancha con unos kilometros iniciales duritos para luego suavizar. Por suerte tambien transcurre entre bosques con lo que se mitiga el calor.
    Frances comienza a ir cascada y nos vamos turnando en acompañarla, subiendo a un ritmo muy cadencioso. Encontramos a un tio de la marcha corta que esta alli parado despues de petar (y eso que para los de la corta este es el primer puerto del dia) que habla castellano y se nos une junto con otro al que tambien damos caza en esta subida. Los ultimos kilometros son practicamente llanos, coronamos y arriba no hay nada por lo que continuamos sin parar. Apenas hay bajada, el bosque que cubria la cara por la que ascendimos da paso a grandes praderas y pastos por la cara contraria. Nuevo avituallamiento liquido y continuamos hacia abajo, por decir algo, ya que apenas baja, es un largo falso llano que pica un pelin hacia abajo. Finalizado el descenso giramos a la derecha y el falso llano de bajada se convierte en falso llano de subida, muy pestoso hasta la localidad de Beilcare donde empieza la ascension al Col des Sept Freres que la verdad no tiene ninguna dificultad en especial. Muy tendido, a la sombrita y con algunas herraduras suaves para darle un poco de interes. Todo ello por carretera ancha y buena. Al otro lado desaparece nuevamente el bosque y nueva zona de prados. Descenso cortito y rapidamente enlazamos con la subida al Col de Marmare que tambien resulta muy tendido. A mitad de la misma tenemos un nuevo avituallamiento en el pueblecito de Prades donde hacemos una nueva parada y vemos que Frances da muestras de ir ya muy cascada, menos mal que apenas quedan 3 kms de subida y suponemos que el resto es bajada hasta Les Cabanes donde comienza la ascension final al Plateu de Beille. Ya a estas alturas vamos pendientes de llegar dentro del control horario a dicha localidad ya que a las 16:00 lo cierran y no permiten subir al Plateu de Beille. Iniciamos la bajada que resulta ser muy larga y de mucho pedalear que casi viene bien para soltar las piernas y la sorpresa llega cuando tras finalizar la misma nos encontramos un tremendo repechon y vemos que la carretera no conduce precisamente hacia el valle sino que lo va rodeando sin perder altura. Luis y yo nos vamos por delante para llegar al control ya que aquello es un larguisimo falso llano picando hacia arriba donde a la bici le cuesta horrores rodar. Menuda trampa que nos habian preparado. Aprieto el ritmo y en algunos casos le cuesta seguirme, pero he dicho que yo termino y termino. Cuando por fin empieza la bajada vemos que si vamos a llegar aunque de todas formas aprieto en la misma, mas que nada porque resulta una bajada divertidisima. Mucho desnivel y curvas de todo tipo, herraduras lentas con apuradas de frenada brutisimas, curvas rapidas enlazadas, vaguadas. Llegamos a Les Cabanes sobrados de tiempo a las 15:40 y decidimos esperar hasta las 16:00 a ver si llegan Iñaki y Frances a ver si van a subir o no. A las 16:55 llegan y no se les ve muy buena cara asi que tiramos para arriba antes de que nos cierren y cual es nuestra sorpresa que ya esta una señora de la organización alli que según su reloj son las 16:03 y no nos quiere deja subir con muy malos modos. Le enseño mi reloj que todavia no son las 16:00 (incluso menos porque como comprobaria al llegar a Madrid iba el reloj del HAC un par de minutos adelantado y tengo la mania cada dos por tres de sincronizar todos mis relojes de casa con servidores de hora de internet). Tenemos una pequeña discursion, la señora desde el primer momento a grito pelado exigiendonos el chip. Al final de mala ***** se lo damos y encabronado me lanzo para arriba, ya oficialmente fuera de carrera. Con el cabreo hago los primeros kilometros a un ritmo mucho mas alto que deberia, que para lo unico que sirve es para descolgar a Luis que ya de por si iba cascadillo. En el kilometro 3 ya cojo un ritmo constante y empiezo a tomar consciencia del puertaco en el que estoy metido. Todo el rato 8% 9% y me quedan un monton de kilometros por delante. Sigo rodando todo lo fuerte que puedo y pronto comienzo a adelantar un rosario de cadaveres (eso si todos con su correspondiente chip), gente tirada en las cunetas debido al tremendo calor que hace a estas horas, gente completamente clavada a los que practicamente levanto las pegatinas, gente andando empujando la bici, incluso uno al que cuando adelante se inclino sobre la pared para echar una tremenda papilla. Yo sigo con fuerza arrancando metros a la subida y pedaleando con un monton de rabia. La subida es muy constante y solo las numerosas herraduras nos permiten variar un poco el ritmo. Con tantos kilometros en las patas aquí el 28 resulta una bendicion, aunque con estos porcentajes el llevar una cadencia elevada es casi utopico. Pasada la mitad de la subida la vegetacion empieza a retroceder y el sol pega de plano. Menos mal que el final es bastante mas suave y hay cachos donde incluso puedo rodar con el 25 y el 23. Pasa un coche de la organización y me dice que me queda 1 km por lo que ya me dejo todo encima de la bici. Tras una curva, se ve la explanada de meta y meto plato grande para entrar con la cabeza bien alta.
    Nada mas entrar les intento explicar la situacion a los que estan alli de la organización pero entre que nadie habla en cristiano y que se hacen los suecos y se pasan la pelota unos a otros me quedo con que no voy a lograr la oficialidad de mi resultado. Se que es una niñada y que no sirve de nada el que tu tiempo figure en un papel, pero uno, a mi me hace ilusion, dos llegue dentro de control, tres nunca he abandonado una prueba y no tengo ninguna manera de demostrar que aquí tampoco lo hice y cuatro me jode soberanamente la actitud de esta buena señora que a grito pelado y con muy malas maneras empañe lo que por otra parte fue una excelentisima organización. En fin se que no me lo deberia haber tomado tan a pecho, pero el llegar a meta a 170 pulsaciones, el calenton del momento hizo que asi lo hiciera, de hecho, Ana y Pedro que estaban alli esperando despues de haber finalizado la ruta en el autobus para felicitarme por ser el unico en llegar se quedan completamente flipados con el rebote que tenia, lo siento se que no debia haberme puesto asi, pero me pudo el nervio y la mala *****.
    Como tampoco puedo comer ya que no tengo ticket para la comida pues me tiro puerto abajo y por lo menos me puedo relajar en la rapidisima bajada que tiene este puerto, bajado por carretera ancha y buena literalmente a machete. Lo que me ha costado hora y media en subir lo bajo en apenas un suspiro y como Frances e Iñaki ya han ido a Tarascon a por los coches, me puedo quedar directamente en casa donde cuando llego ya estan ellos tambien y Luis que se bajo a mitad de subida.
    Tras la ducha, nueva racion de pasta y a pasar el resto de la tarde tirado en la hamaca enchufado a mi adquisicion andorrana, un compex que me deja las patas como nuevas. Cena a base de bocata de tortita de la madre de Iñaki y a sobar hasta que el cuerpo aguante.
    El domingo la verdad que da para poco. Recoger los bartulos y vuelta a Madrid que el viaje es larguisimo, porque otra cosa no habremos hecho pero en echar horas de coche somos ya unos campeones.

    Con esto finaliza el periplo UCI Golden Bike que comenzo en abril en Flandes, continuo en la Quebrantahuesos y finalizo aquí. Ha sido duro, pero ya tenemos ganado nuestro merecido maillot de la UCI y un buen curriculum de pruebas ciclistas en nuestro haber. Asi que ahora te quedas un poco vacio despues de haber pasado por todos los objetivos que nos habiamos propuesto. Ahora a pensar en la pirenaica (pero eso son vacaciones), en la perico que ya veremos como van las patas para afrontarla de una u otra manera y a ver que tal el mes de septiembre si se plantea tan interesante como el año pasado.
     

Compartir esta página