1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.
  2. Invitado, ¿no puedes iniciar conversaciones privadas? ¿Tu buzón está lleno? Prueba a "abandonar charlas" para liberar espacio de tu buzón .
    Descartar aviso

Cronica Milan - San Remo Cicloturista

Tema en 'Rutas y Marchas' iniciado por serpal, 12 Jun 2007.

  1. serpal

    serpal Moderador Ciclismo Crta. Moderador ForoMTB

    Registrado:
    4 Oct 2004
    Mensajes:
    22.201
    Me Gusta recibidos:
    3.851
    Ubicación:
    Lega ness
    Strava:
    Bueno, llevo todo el dia con ella, pero ahi os la dejo:

    Milán – San Remo: Il Grande Ciclismo – 10/06/2007

    Nuevo monumento en nuestro haber. La primavera, aunque haya sido en verano ya esta en la saca. La clásica de la velocidad, de las grandes medias, de las costas de Liguria, del Poggio, de los sprints de Freire o de las bajadas suicidas de la Cipressa. Se empieza a quedar poco a poco uno sin palabras para describir esos grandísimos días de ciclismo. Ciclismo en estado puro, ciclismo por unos recorridos que te motivan a crecerte y sentirte como uno de nuestros ídolos, ciclismo atravesando esos parajes que tantas y tantas veces hemos visto en televisión y donde el protagonista por un día eres tu. Ciclismo con regustos épicos, de hazañas realizadas, lejos de esa imagen que últimamente se proyecta de este gran deporte en los medios.

    Sin mas vuelta de hoja, tras largos meses de preparación, por fin llega esa fecha marcada en el mapa desde hace tanto tiempo. Me presento a la cita con una cierta inquietud acerca de mi estado de forma. Los últimos entrenamientos me dicen que voy haciendo las cosas bien, pero este año ha sido hasta fecha de hoy mayoritariamente desolador en lo que a mi rendimiento se refiere, por lo que marchamos el sábado por la mañana tempranito hacia Milán con un claro sentimiento de incertidumbre.
    Yo voy desde Madrid con Josito quien no tiene esas dudas ya que su estado de forma roza lo precario y en el aeropuerto de Malpensa nos juntaremos con la sección bilbaína formada por Luis (Neuro), Iñaki y Dani.
    Sin incidentes nos plantamos en Milán sobre las 9 de la mañana, recogemos las maletas con las bicis, intactas que es lo importante y tras las gestiones en el alquiler de coches recogemos la furgoneta y el coche que teníamos y emprendemos rumbo a Milán.

    Como es temprano y hasta las 12 no entramos en el hotel, decidimos marchar hacia Rozzano, una localidad aledaña a Milán desde donde parte la marcha, a recoger los dorsales. Descubrimos que en Italia tienen una peculiar manera de indicar las carreteras que consiste básicamente en que el desvío te lo señalizan en el propio desvío, lo que nos supone darnos un pequeño paseo turístico por los suburbios de Milán donde incluso pasamos junto al espectacular estadio de San Siro.
    Después de diversas vueltas, idas y venidas, conseguimos un mapa en condiciones en un área de servicio y conseguimos llegar a Rozzano donde recogemos el sobre con los dorsales, el maillot de regalo y la verdad que poco mas. Un poco rancios estos italianos. Con lo que te cobran de inscripción ya se podían estirar un poquito mas. El maillot para variar talla “europea”, pedí una talla M que es la mía habitual y me esta como un saco de patatas. Cuando aprenderán estos organizadores que los ciclistas son gente delgadita. Vale que en Bélgica sean las tallas mas grandes que ahí la gente es mas tocha, pero en Italia….. sin comentarios.

    Bueno, tras el periplo por las afueras de Milán, tiramos hacia el centro donde no tardamos en encontrar el hotel. Aparcamos y como ya va haciendo hambre, tras los tramites en el hotel buscamos un sitio donde degustar un delicioso plato de pasta.
    Yo seria feliz en este país, con lo que me encanta la pasta cocinada ‘al dente’ los platos elaborados de multitud de formas, es genial, un sitio donde el plato típico es la comida ciclista por excelencia.

    Tras la comida regresamos al hotel para echar una buena siesta ya que estamos arriba desde las cuatro y media de la mañana y después turismo por Milán, cenamos prontito y a la cama que mañana es el día señalado y toca nuevo madrugon.

    Nuevo madrugon, por suerte todo quedo preparado la noche anterior para únicamente cargar las bicis en la furgoneta y marchar hacia Rozzano. Ya con el camino aprendido y las calles semidesiertas a estas horas, un domingo, resulta bastante sencillo llegar allí. Por fin vamos a llegar a una salida sobrados de tiempo. Montamos las bicis, desayunamos tranquilamente y nos preparamos para muchas horas de pedaleo. Casi es mejor no pensar lo que se nos viene encima ya que sobrecoge solo el imaginarlo. 290 kms nada menos.
    Vamos accediendo al lugar de salida que ya empieza a estar concurrida desde hace un buen rato, lo que nos hace imaginar como se va a salir. El día ha amanecido perfecto. Temperatura agradable, ni una nube. Vamos, que nos va currar bien el sol, aunque yo personalmente lo agradezco después de todas las penurias que he pasado el mes de mayo.
    Con unos minutos de retraso por fin nos dan la salida. Unos cuantos minutos mas hasta que conseguimos atravesar la misma y cronometro en marcha. Ya no hay vuelta atrás. No pasan ni 200m y ya llevo el plato metido. Como me imaginaba se ha salido a cuchillo. Voy con Dani y con Luis, pero no pasa ni un kilómetro y ya no se donde están. Miro para todos los lados y no veo a nadie. Levanto un momento el pie a ver si entran pero como no se si van delante, detrás o vete tu a saber, decido que es inútil. Engancho rueda y a volar.
    Aquello es de locura. La velocidad no baja de 40 km/h. Voy remontando poco a poco. Saltando de grupos. De vez en cuando recuperando un poco a rueda hasta que se presenta otra rueda mejor a la que engancharse. A esto le añadimos que en esta primera parte, camino de Pavia, nos encontramos en la periferia de Milán, lo que significa, zona de polígonos industriales, ciudades periféricas, carreteras muy machacas y bacheadas, rotondas, cruces y todo ello a una espeluznante velocidad. En algunos momentos toca calentarse para enganchar nuevas grupetas, siempre hacia delante, remontando. Ya me explico porque la gente tenia tanta prisa por conseguir un buen lugar en la salida. Atravesamos Pavia y la cosa parece tranquilizarse un poco ya que pasamos a circular por carreteras mas abiertas. La velocidad sigue siendo altísima, vamos ocupando toda la carretera, pasando las rotondas por donde se puede, izquierda, derecha, incluso alguna por encima. Poco a poco en los cambios de rasante veo a lo lejos una enorme grupeta que parece ser la cabeza. Me adelanta un ‘armario’ italiano y me pego a su rueda. Son 5 kilómetros a relevos a 50 por hora, un calenton que nos va a suponer es conseguir enlazar con el grupo de cabeza y rodar con mucha mas tranquilidad.

    Una vez ahí no hay color. La velocidad sigue siendo alta, en torno a los 40 km/h, a pesar de que entra algo de viento de cara, pero aquí entre tanta gente se rueda muy a gusto. Cadencia elevada, pulsaciones bajitas y lo que si, entre tanta gente, mucho látigo, afiladores, alguna caída sobre todo cuando atravesamos pueblos con rotondas y demás.
    Me quedo pálido cuando tras la primera hora miro el cuentakilómetros, 42 km/h de media.
    Voy remontando poco a poco posiciones en el grupo, pero ya con mas tranquilidad. En el grueso del paquete la cosa es incluso mas tensa, los frenazos, acelerones, toques son constantes. Se atraviesan muchos pueblecitos, y cada vez que hay un cruce o una rotonda los látigos se suceden. En un momento dado me encuentro a Dani. Le pregunto por Luis y me dice que no sabe. Yo que pensaba que andarían juntos. Me dice que tiremos un poco mas hacia la cabeza ya que la cosa es mas tranquila ahí. Eso hacemos, aunque te cueste estar un poco mas cara al aire, pero te ahorras mucho peligro. Me flipo un poquito. Aquello es como lo que vemos en la tele en cualquier etapa llana de cualquier vuelta. Delante la punta de flecha del pelotón. Gente remontando por el lateral y metiéndose tras la cabeza al resguardo del viento, que continua dando de cara (ufff, pienso, si vamos a esta velocidad con viento en contra, si llega a salir a favor no me quiero ni imaginar), y a la vez a salvo de las caídas. Sin embargo todo el mundo quiere esa posición por lo que irremediablemente poco a poco vas para atrás y toca repetir todo el proceso. Cuando llegas a las rotondas allí cada uno va por donde puede. Izquierda, derecha, incluso alguno por encima y a la salida pequeño sprint para no perder la posición. El freno hay que olvidarse casi por completo de él. Tocarlo significa perder inmediatamente 20 o 30 puestos en el paquete que luego cuesta recuperar. Ya el colmo es un rato donde incluso nos permitimos el gustazo de ponernos en cabeza del paquete e ir tirando unos kilometrillos, aquello es una pasada.

    Hacia el kilómetro 90 atravesamos Novi Ligure, una ciudad un poco mas grande que los pueblos que venimos cruzando, pero de estrechas calles. Parece que la gente de la zona se lo conoce ya que los kilómetros previos empieza una encarnizada lucha por mantener la posición en cabeza y tener la mejor posición posible en el cruce. Aquello se vuelve a acelerar. Atravesamos las calles de esta ciudad a 50 por hora. En una rotonda poco me falta para irme al suelo, voy por el medio de la carretera y se acerca la isleta que divide los dos sentidos, meto el hombro y me hago hueco, esto es una lucha encarnizada. Suerte que tras el paso por dicha localidad la cosa se vuelve a medio tranquilizar y volvemos a las carreteras abiertas.
    A partir de aquí el paisaje comienza a cambiar. Hemos pasado de las llanuras del sur de Lombardia con sus campos de cereales, con sus viñedos, a una zona mucho mas verde. Vamos siguiendo la vega de un río y la vegetación es la que corresponde. Además la orografía comienza a volverse suavemente ondulada.
    A pesar de que he ido comiendo y bebiendo, aquí tengo un pequeño momento, no se como explicarlo, una mini crisis. Hay unos kilómetros donde de repente me siento cansado, con las piernas cargadas, pesado. Antes de llegar a rallarme en demasía, me echo mano al bolsillo y me tomo un gel. Vuelvo a la vida a los pocos kilómetros me resulta como ese café que te despierta por las mañanas. En estas estamos que llegamos al kilómetro 120. Miro el reloj. 3 horas clavadas, o sea, 40 de media. Desde hace 10 kilómetros voy pensando: “Bah, ya solo queda una quebranta” y me río, que mal están las cabezas.
    Llegamos a Ovada, donde da comienzo la ascensión al paso del Turchino, una larga ascensión de unos 20 kilómetros pero que realmente solo se puede considerar puerto los 3 o 4 últimos. A la salida del pueblo paron en un paso a nivel, momento que aprovechamos para desaguar, continuamos hacia arriba y a los pocos kilómetros aparece el cartel de avituallamiento. Miro los botes y están ambos secos. Le pregunto a Dani y me dice que el va igual, que toca hacer paradita rápida.
    Llegamos al avituallamiento y directamente tiro la bici en medio y me tiro a por una botella de agua y un par de plátanos, intentando minimizar el tiempo perdido. Cuando salgo no veo a Dani por ninguna parte. Tiro hacia arriba, pero ya es inútil. El grupo se ha ido. Aquí nadie para. Todo el mundo va con sus coches de apoyo, hasta con pinganillo había alguno que vi.

    Hago un par de kilómetros solo hasta que me adelanta un tío con muy buen ritmo. Me sueldo a rueda y a platazo seguimos para arriba. Lo de para arriba es un decir ya que la ascensión es en esta zona una sucesión de repechitos y descansos. La prueba es que continuo rodando a plato sin ningún problema. Enganchamos gente que se van uniendo hasta que nos juntamos 5 o 6 que nos medio entendemos en la tarea de relevar por lo que la cosa sigue para delante. El que me adelanto parece que va con un puntito mas y en algún momento se va por delante, yo prefiero subir a mi ritmo sin cebarme en la rueda, pero sin dejarle ir tampoco. Con un ritmo de pedalada siempre, desde el kilómetro cero, muy alegre. La verdad que es de esos días, esos pocos días maravillosos donde te sientes rodar sin cadena. Las piernas están súper, las condiciones son ideales, el rendimiento es máximo.
    La subida poco a poco se hace menos sucesión de falsos llanos y descansos para volverse mas constante, pero siempre en un desnivel muy tendido. Adentrándonos en un valle tremendamente frondoso. Los últimos kilómetros de la subida por fin se parecen a un puerto (aunque sin pasar del 6% en ningún momento) voy con fuerza. Quito el plato y bajo piñones. Subo con una cadencia muy alta. Gustándome. Alternando de pie y sentado.
    El que me iba sacando de rueda en los kilómetros previos, ahora que toca tirar de desarrollos cortos parece que no se desenvuelve tan bien y lo alcanzo y sobrepaso, un pelin clavado. Voy todo motivado, sin saber ni lo que queda ni nada, me da lo mismo.
    Veo a unos ciclistas de la zona animando en una curva. Les pregunto y me contestan que dos kilómetros y medio. Esto esta chupado. El puerto se corona atravesando un túnel tras una curva a derecha que nos da paso a un nuevo valle que se abre hacia el mediterráneo, o al menos eso indica la mayor humedad que se percibe en este lado ya que el paisaje muestra un horizonte velado por la bruma debido al caluroso día que hace.
    Paro a desaguar y rellenar el bidón. Un par de fotos y me preparo para gozar la bajada.
    Coincido con un par de “locales” que parecen conocerse la misma ya que me marcan perfectamente la trazada por lo que les dejo hacer. Hay que tener cuidado porque hay bastante trafico que sube. El único incidente reseñable, que a la salida de una curva hay un tío que se ha pegado una buena galleta, pero ya esta la ambulancia atendiéndole.
    La bajada es de las que se disfrutan, con un asfalto espléndido, revirada. Vamos, que en alguna curva me falta sacar la rodilla y todo. Aquí me viene a la mente el calzado que llevo hoy en la bici. Los veloflex se portan de maravilla. Es una delicia, tumbar y tumbar y ver que aquello agarra y trazas al milímetro por donde quieres.
    La bajada va perdiendo inclinación y volvemos a recuperar el paisaje urbano para en un momento dado, a la vuelta de una calle. ¡Sorpresa! Estamos a orillas del mediterráneo. Su paseo marítimo, sus palmeras, su playa.
     
  2. serpal

    serpal Moderador Ciclismo Crta. Moderador ForoMTB

    Registrado:
    4 Oct 2004
    Mensajes:
    22.201
    Me Gusta recibidos:
    3.851
    Ubicación:
    Lega ness
    Strava:
    Giramos a la derecha y afrontamos el largo tramo costero hacia San Remo. Estamos en el kilómetro 160 mas o menos. Ahora voy con los dos que me fueron marcando la bajada y otro tío que hemos enganchado al final de la misma con un maillot de cannondale. El tío del maillot de cannondale va a su bola. Parece como si no le gustase ni que le relevaran. Va con triple plato moviendo el 42 a una cadencia altísima. Aun así le doy algún relevo para que la cosa vaya hacia delante. Rodando todo el rato a 32-34 km/h. Los otros dos ni se asoman por la cabeza.
    El paisaje ahora es completamente urbano. Con trafico denso mientras atravesamos los pueblos. Sobre todo cuando alcanzamos Arenzano que es un ciudad bastante extensa. Playa, gente cruzando por los pasos de cebra, semáforos donde no para ni el tato, cruces, rotondas y nosotros seguimos ahí a lo nuestro. Entre pueblos normalmente repechos para sortear los accidentes costeros y bajar al siguiente pueblo. Seria una especie de mezcolanza entre los repechos de la costa Cantábrica y el paisaje urbano del Levante.
    En uno de los repechos que comento, mas acusado que los que veníamos sorteando, que nos metemos un poco hacia el interior. Lo afronto con fuerza a plato. Los dos locales se quedan descolgados. Levanto el pie un poco para no romper la grupeta mientras que el de cannondale tira hacia delante, pero veo que no pasaban a relevo porque iban con la reserva así que recupero el ritmo, le pego una buena levantada de pegatinas al de cannondale y otra vez solo. Miro el cuentakilómetros y veo que estoy en el 185, o sea, mas o menos 100 a meta. Ni me vengo abajo ni nada, todo lo contrario. Voy tan motivado que ya me preparo para marcarme una contrarreloj yo solito. Como si hago durante unos 10 o 12 kms cuando entra una grupeta de unos 30 tíos por detrás. Madre mía. Esto es un regalo, pienso. Aquí se va comodísimo, buen ritmo sobre los 35 por hora, aunque aquí no se puede escaquear uno ya que tiran cuatro. Yo tras unos kilómetros de descanso después de la aventurita en solitario, me pongo a pasar tirando con fuerza. De hecho en los repechos casi sin querer me quedo solo. ¿Qué es lo que pasa? No puede ser que la gente vaya tan cascada. No puede ser que yo vaya tan bien. ¿Cuál es la respuesta buena?. Solo se que voy exultante. No me duele nada, me sigo pudiendo poner de pie en la bici en los repechos y subir con fuerza a la par que con cadencia. De vez en cuando vienen a mi cabeza pensamientos que me recuerdan donde estoy, lo bien que esta saliendo todo y una sonrisa ilumina mi cara. Tan ensimismado voy que en una de estas cruzando un pueblo, serpenteando entre coches, una moto pega un frenazo delante de mi. Clavo los frenos, y freno con un espectacular invertido que controlo perfectamente. A ver que me digan ahora que los Zero Gravity no frenan. A mi me acaban de salvar de una buena galleta. Menos mal que iba en cabeza del grupo un poco distanciado tras un semáforo y la gente tiene espacio para reaccionar y todo queda en un susto. así que volvemos a poner la cabeza en lo que estamos haciendo.
    Seguimos con el ritmo alegre cuando empiezo a calcular que estaremos llegando a Spotorno, donde se encuentra situado el segundo avituallamiento. Los botes prácticamente vacíos me dicen que otra vez la vamos a liar.
    Efectivamente. A la salida de Spotorno esta el avituallamiento, yo tengo que parar a repostar liquido y de paso coger algún plátano y la grupeta se va. Esto es injusto. kilómetro 200 aproximadamente. Saco el móvil e intento contactar con alguno de estos. Solo puedo hablar con Luis que me dice que esta pinchado y sin bomba como 15 kms mas atrás pero que no me preocupe que ya se busca la vida.
    Salgo del avituallamiento y de nuevo mas solo que la una. Nuevamente modo contrarreloj. Ritmo constante, cadencia y sigo rodando a 30-32 por hora. Alcanzo a un italiano que se pega a mi rueda y al poco a un Alemán que no dice nada y también se pega. Vamos a ver si nos podemos entender. Cuando voy tirando yo se mantiene la velocidad, pero mis acompañantes no están para muchos trotes a estas alturas y cuando les obligo a pasar a relevo la velocidad baja a 27 por hora por lo que tras bajar unas pocas pulsaciones me toca retomar el trabajo. Aparte, este tramo resulta especialmente pestoso ya que los repechos casi han desaparecido, llano, terreno expuesto y según gira la costa un poco hacia el sur el viento comienza a incordiar mas de la cuenta. Solo alguna indicación kilométrica hacia la ciudad de Imperia me permiten tener una mínima referencia de donde estoy.
    Enganchamos a otro italiano que se queda a rueda después de ir solo muchos kilómetros según parece y menos mal que no cuento los que vamos cogiendo y directamente no hacen ni el amago de coger rueda que también son unos cuantos. Tengo unas ganas terribles de llegar a la zona decisiva. Ya que me estoy empezando a rallar mucho tal y como me ocurrió allá por el kilómetro 110. Decir que no he dejado de comer y beber continuamente por lo que no estoy preocupado. Me tomo el segundo gel que tenia en la reserva y al igual que en el caso anterior me da ese puntito que había perdido por momentos. Nos acercamos hacia los capos. De hecho comenzamos a atravesar uno de los cabos y aquello se empina mas de lo que estábamos acostumbrados, cuando veo un cartel que indica Capo Mele. Ya estamos en el tramo final, en lo que vemos en la tele. Esto esta chupado. Es una inyección de motivación. Quito el plato y me marco una subida memorable sin sentarme en la bici. Ya tenia ganas de levantar el culo del sillín después de 30 kilómetros rodando en la misma posición. Son apenas 2 kilómetros que me resultan liberadores. Bajo disfrutando y terminando la bajada me alcanza el ultimo italiano que cogimos. Sin embargo el hombre no da para mas que para quedarse a rueda ya que se le ve en la forma de pedalear y en lo que sufre en cada mínimo repecho que no esta para florituras. Sin embargo tiene una cosa buena. Viene con coche de apoyo y se me acercan y se me ofrecen a rellenarme los botes. ¡Genial! Con esto ya no voy a tener que parar en el tercer avituallamiento ya que aun llevo una barrita y dos “nitros” (ampollas de glucosport) reservadas para lo que están reservadas. así que moralmente me veo obligado a hacerle labores de gregario. Afrontamos Capo Cervo que es poco mas o menos como el anterior. Mi acompañante sufre, pero aguanta la rueda y como es cortito lo pasamos sin mas. Desde aquí rápida y divertida bajada hacia Imperia, una de las ciudades importantes de la zona que atravesamos por sus estrechas calles a toda velocidad para casi sin descanso afrontar la subida al ultimo de los capos, Capo Berta que nos sorprende con unas duras rampas sobre el 8%. Aquello no me lo esperaba. Sin embargo sigue habiendo patas y subo sin problemas. Mi acompañante sube completamente clavado, yo voy contemporizando para que no se descuelgue demasiado y de paso guardar unas pocas fuerzas para el final. El plan esta trazado en mi cabeza.
    Bajada rapidísima de capo Berta y enlazamos con un grupito de 5 o 6 tíos que van medio muertos. Otra vez vuelta a tirar ya que sino la velocidad baja de 30. Devorando con saña los kilómetros. Acercándonos al momento cumbre.

    Llegamos a San Lorenzo di Mare y busco en mi bolsillo uno de los “nitros”. Espero el momento mientras callejeo a toda velocidad por el pueblo esperando ver el desvío a la derecha. Cuando aparece, me enchufo el combustible extra, bajo un piñón y dejo sentado a todo el grupo. Me voy a merendar la Cipressa.
    Son 6 kilómetros, en su inicio tirando a duros, mas por el kilometraje que por el desnivel propiamente dicho que en esta primera parte tiene numerosas rampas del 6-7 %. Tras medio kilómetro duro con el plato, lo quito para pasar a modo cadencia. Voy encendido del todo. Adelanto un montón de gente, completamente clavados a estas alturas que me miran al pasar como pensando de que psiquiátrico habré podido salir.
    Me da lo mismo, es de esos momentos de plenitud, de disfrute por cada uno de los poros. A pesar de los kilómetros, voy bien de fondo y de piernas. La prueba es que las pulsaciones suben y las aguanto, aquello roza el orgasmo ciclístico. La parte final suaviza un poco y tentado estoy de meter el plato, pero me retengo ya que tengo guardado un ultimo cartucho para una pequeña apuesta personal.
    Llego arriba, paro un segundo a echar un par de fotos y un cartel me indica “descenso peligroso”. ¿Eso quería decir divertido? Y vaya si es divertido. Se me cada curva de memoria de haberlo visto mil veces en la tele, de ver el ataque de cada año de Mirko Celestinno bajando por aquí a todo lo que da la bici y poco mas o menos voy bajando. Esto es un chute de adrenalina directo a vena, la euforia me invade. Ni siquiera el ver a un tío estampado contra el muro casi al final de la bajada me para. Ojo, que no quiero decir que vaya bajando como un loco, es mas, me siento bajar mas fino que nunca. Por el sitio, trazando al milímetro. Esta visto que cuando estas bien, todo sale bien.
    Finaliza la bajada y comienzan los kilómetros gloriosos. Retomo la carretera de la costa y aprieto los pedales con el alma. Me acuerdo de los últimos kilómetros que me marque en Flandes. Esto es parecido. Ya nada, absolutamente nada me va a parar. No me guardo nada, no dejo que la velocidad baje. Me siento cual Bettini intentando el imposible entre las dos subidas. Agarrado abajo y volando hacia San Remo. Adelantando gente que no me puede aguantar la rueda. Son esos momentos que no se olvidan.
    Delante de mi aparece una colina hacia la que me voy acercando. Los carteles hace tiempo que ya indican “San Remo”. Uff....no quiere llegar. Busco tras cada recodo el desvío a la derecha. Me enchufo el segundo glucosport y si, ahí esta. Poggio, 3,5 kms a meta. No quito el plato, solo subo un piñón y me pongo de pie dándolo todo. Estoy en el Poggio y estoy subiendo a lo grande. Trazando las curvas lo mejor que puedo. No me extraña que los pros se salgan al trazarlas. Son unas herraduras cerradísimas. Hasta a mi me cuesta trazar de pie en la bici y subiendo a una velocidad bastante inferior a la que desarrollan ellos, que no baja, ya que no bajo de 20 en toda la subida. Es mas la fama que tiene, porque de puerto tiene poco. Sin embargo es mucha la historia que esta concentrada en estos metros. Es de esos sitios que rezuma ciclismo en estado puro por todos los lados y allí estoy yo, devorando los últimos kilómetros. Llegamos a los invernaderos, señal de ultimo kilómetro y una rampa un poco mas dura. Aguanta, no te vengas abajo ahora, sufre, con el 50 metido, la cadena atravesada, estrujando las bielas, intentando sacar hasta el ultimo vatio de mis piernas. Ahí esta el pueblo, unos metros mas, y si, delante esta el arco de meta. Esto es la releche, estoy en el olimpo ciclístico, no es que haya hecho la Milán – San Remo y que tenga otro monumento mas en mi haber. Es la forma en que la he hecho. 33,5 de media, unas 9 horas. Sencillamente inenarrable, que día tan maravilloso de bicicleta.

    Con mas calma comentar que la marcha finaliza aquí, supongo que para evitar que los que van a disputar (ya he comentado alguna vez que en Italia las marchas son carreras en toda regla) se escuerne alguno en la revirada bajada hacia San Remo.
    allí en meta esta Dani, al que creía detrás y que ha llegado apenas unos minutos delante de mi.
    Antes de nada, lo primero es lo primero y me bajo unos metros a echar una foto en el cartel del Poggio para luego sentarnos en meta a esperar a Luis que aun debe de tardar un buen rato, comentando con Dani la marcha, ambos con una sonrisa de oreja a oreja.
    Unos tres cuartos de hora después aparece Luis también pletórico y tras dejarle recuperar un poco en vista de que a Jose e Iñaki les quedara un rato largo, decidimos tirar para San Remo donde esta la zona donde dan la comida, etc...
    Como nos íbamos a quedar sin gozar la bajada del Poggio después de 293 kms para hacerla. Claro que no. Además, ya descansado, sin prisas, con calma es el momento de degustar este pequeño plato de caviar que se nos presenta. Apenas 3 kilómetros que suponen la guinda al delicioso pastel italiano.

    En este punto estoy con los sentidos saturados, me limito a disfrutar el delicioso plato de pasta y a comentar los pormenores de la marcha con mis acompañantes. Sobre las 7 de la tarde llegan con un tiempo de unas 12 horas Josito e Iñaki. El pobre Iñaki ha venido arrastrándose desde la Cipressa con un pajaron memorable y trae una carita de cadáver increíble. Les da tiempo a comer algo aunque no tengan mucho cuerpo para ello y tiramos hacia el autobús.
    Aquí viene la nota negativa del día, ya que a la organización se le debió de ir la cabeza con los cálculos y no había sitio para todos. Nosotros intentándoles explicar que habíamos pagado y que no nos movíamos de allí sino era para ir a Milán. Menos mal que otro de los afectados habla castellano y se lo podemos hacer entender ya que ninguno de la organización habla nada de ingles y en italiano como que malamente.
    Ya nos tranquilizan un poco cuando meten a Jose, Dani e Iñaki en una furgoneta de la organización. Luis y Yo iremos en el autobús.
    El viaje de vuelta horrible. Son unos 250 kms de viaje, en un autobús estrecho, hasta arriba de gente, con un atasco monumental en la autopista y el cansancio haciendo mella. No os engaño si os digo que sufrí bastante mas en las 4 horas y media de autobús que en las 9 de Milán - San Remo. Hacia la 1 de la mañana llegamos de vuelta a Rozzano para coger el coche y alcanzar la merecida cama ante la mirada incrédula del recepcionista del hotel.


    Poco mas me queda por comentar ya. Solamente unos pequeños apuntes que no me podía guardar. En primer lugar lo de la organización. Bastante, bastante pobre, de hecho el propio italiano que nos hizo de interprete con el tema del autobús nos contaba que el resto de marchas en Italia no tenían nada que ver con la penosa organización que se gastaban en la Milán – San Remo, pero que estos aprovechaban que tenían un recorrido con claro tirón para hacer lo mínimo. No es solo el tema del autobús. Los avituallamientos escasos (3 avituallamientos en 290 kms) y muy básicos, fruta, agua y brioches intragables, poco mas. El tema de los maillots enormes. Muchos cruces sin señalizar o dudosamente señalizados.
    Por otro lado me vino a la cabeza durante gran parte de la marcha el tan traído tema de cómo deben de ser las marchas aquí en España si abiertas, si controladas, etc... Menos mal que alguno no ha ido por allí porque se llevaría las manos a la cabeza. Como habréis extraído de la crónica allí no hay esa duda. Directamente son carreras. El trafico esta abierto, pero claro para que pase el grueso del pelotón al principio evidentemente paran coches ya que allí vale todo. Nadie para en los semáforos, las rotondas se pasan por donde se puede, se tira a saco con todo. Sin embargo también he de decir que la gente esta acostumbrada a esto y se ve claramente por ejemplo a la hora de circular en pelotón donde se ve a la gente mas en su sitio con mayor control de la bici yo por lo menos no sentía el peligro que siento por poner un ejemplo en la Bilbao-Bilbao.

    Creo que no me dejo ningún detalle mas. Ahora a pensar en Lieja el año próximo y en dos semanas a por la Quebrantahuesos.
     
  3. Talalo

    Talalo Miembro

    Registrado:
    21 Ago 2006
    Mensajes:
    248
    Me Gusta recibidos:
    0
    Qué envidia :) y que magnífico relato, me lo he tragado del tirón. Hay días en la vida que todo sale "rodado" y lo difícil es encontrártelos, porque si los buscas no los encuentras. Lo dicho, enhorabuena por las dos cosas ;)
     
  4. oskarraju

    oskarraju Invitado

    Registrado:
    21 Feb 2005
    Mensajes:
    1.658
    Me Gusta recibidos:
    0
    **** Serpal pedazo cronica.
    Y se ve que disfrutaste mucho
    porque te acuerdas de km a km
    enhorabuena a todos, y sobre todo
    a iñakirevolt.
     
  5. Tio Rafallas

    Tio Rafallas Rafalloso perdido

    Registrado:
    29 Ene 2007
    Mensajes:
    346
    Me Gusta recibidos:
    0
    Ubicación:
    Un gallego en la Luna
    El relato soberbio,pero estamos todavía en primavera.Aún no es verano!
    En cualquier caso: Salud!!
     


  6. oskarraju

    oskarraju Invitado

    Registrado:
    21 Feb 2005
    Mensajes:
    1.658
    Me Gusta recibidos:
    0
    Por cierto cuanto tardan los gallos?

    Y como va lo de los coches de apoyo en los pelotones?
     
  7. Jusdad

    Jusdad Señor del Túnel

    Registrado:
    7 Jul 2004
    Mensajes:
    207
    Me Gusta recibidos:
    10
    Ubicación:
    Buscando una Luna
    Enhorabuena Serpal!!!

    Seguro que haber podido realizar la Milán - San Remo es un sueño cumplido, y más en esas condiciones y sensaciones tan fantásticas.

    Y muchas gracias por la crónica, como siempre leyéndola casi parece que uno está ahí, sufriendo y disfrutando contigo.

    Un Saludo.
     
  8. Panadero

    Panadero Rafa Sánchez

    Registrado:
    21 Dic 2004
    Mensajes:
    7.886
    Me Gusta recibidos:
    7
    Ubicación:
    Medina del Campo-Valladolid
    Enhorabuena Sergio.
    Una vez más GRACIAS por tan currada crónica.
    Que envidia más sana me das, a ver si un año de estos sacó un bonobici y te emulo.
     
  9. serpal

    serpal Moderador Ciclismo Crta. Moderador ForoMTB

    Registrado:
    4 Oct 2004
    Mensajes:
    22.201
    Me Gusta recibidos:
    3.851
    Ubicación:
    Lega ness
    Strava:
    6:43:59 es lo que hizo Freire este año.

    Lo de los coches de apoyo no es como aqui que se cuelan y tocan los *******. Alli estan perfectamente acreditados (llevaban un indicativo) y la verdad que bastante respetuosos. Pasaban hacia delante, esperaban a su gente en un punto concreto (creo que para eso lo de los pinganillos) y les daban avituallamiento desde la cuneta, para luego renomar la marcha y volver a pasar poco a poco hacia delante. Ningun problema en ese aspecto.
     
  10. tarmac s-works

    tarmac s-works GONTXA!!

    Registrado:
    16 Mar 2006
    Mensajes:
    5.341
    Me Gusta recibidos:
    36
    pufff peazo cronica...mañana lo leere sino me dan las 2 de la mañana...
    enhorabuena por semejante azaña!!!
     
  11. oskarraju

    oskarraju Invitado

    Registrado:
    21 Feb 2005
    Mensajes:
    1.658
    Me Gusta recibidos:
    0
    Perdon Serpal, me referia a cuanto tardan los primeros de la marcha
     
  12. Sr_Carter

    Sr_Carter Miembro Reconocido

    Registrado:
    29 Oct 2004
    Mensajes:
    3.478
    Me Gusta recibidos:
    6
    Ubicación:
    San Sebastian
    Que buena cronica. Felicidades a todos. Otra muesca mas en la bici ;-)
     
  13. PAJARO LOCO

    PAJARO LOCO Como un Cencerro

    Registrado:
    14 Jun 2006
    Mensajes:
    5.820
    Me Gusta recibidos:
    6
    Ubicación:
    ---JAÉN---
    Juro prometer y prometo que algun dia hare una de esas, felicidades.
    P.D. Y las fotos???
     
  14. serpal

    serpal Moderador Ciclismo Crta. Moderador ForoMTB

    Registrado:
    4 Oct 2004
    Mensajes:
    22.201
    Me Gusta recibidos:
    3.851
    Ubicación:
    Lega ness
    Strava:
    07:49:35 tardo el ganador.
     
  15. manutorta

    manutorta Miembro

    Registrado:
    3 Abr 2007
    Mensajes:
    736
    Me Gusta recibidos:
    1
    Ubicación:
    VLC
    que gustazo leer tu cronica, felicidades
     
  16. serpal

    serpal Moderador Ciclismo Crta. Moderador ForoMTB

    Registrado:
    4 Oct 2004
    Mensajes:
    22.201
    Me Gusta recibidos:
    3.851
    Ubicación:
    Lega ness
    Strava:
    Fotos la verdad que hay pocas. La mayoria son de turisteo por Milan. Os hago una pequeña seleccion:

    Las calles del centro de Milan, con su empedrado, sus tranvias, bicis y motos por todas las partes
    [​IMG]

    Tremendisima y espectacular la catedral de Milan
    [​IMG]

    Galeria Victor Manuel no se que. Solo tiendas de Prada, Louis Vouiton y marcas baratas de esas. Clase y elegancia se respiran por los cuatro costados
    [​IMG]

    La Scala de Milan
    [​IMG]

    Puesta a punto antes de salir
    [​IMG]

    Todos estos y un buen puñado mas por detras
    [​IMG]

    Dandome el gustazo de sacar una foto en cabeza de carrera
    [​IMG]

    Nos acercamos a San Remo. Desde lo alto de la Cipressa
    [​IMG]

    El Poggio
    [​IMG]

    La mia macchina
    [​IMG]

    Meta en la cima del Poggio
    [​IMG]

    Al dia siguiente nos quedaban ganas de seguir viendo monumentos
    [​IMG]

    Monumentos
    [​IMG]

    ....y mas monumentos
    [​IMG]

    Degustando las viandas de la tierra
    [​IMG]
     
  17. parrao

    parrao Legendario!!!

    Registrado:
    21 Jun 2005
    Mensajes:
    3.111
    Me Gusta recibidos:
    238
    Ubicación:
    Sebastopol
    Strava:
    Enhorabuena por tu logro, por tu cronica y por las fotos. Que grande eres!!!
     
  18. neuro

    neuro Miembro

    Registrado:
    16 Jun 2004
    Mensajes:
    851
    Me Gusta recibidos:
    0
    Ubicación:
    Bilbo
    Bueno, despues de ver la peaso de cronica de Serpal, poquito mas puedo escribir yo.
    A mi no me fue tan bien como a el(mis objetivos son distintos y los entrenos se notan).
    Ya de principio veo que dani y serpal juegan en otra liga, asi que me dedico a conversar con los 4 o 5 que txapurreaban un poco de castellano. Asi rajando, me quedo solo por delante de Jose e Iñaki, asi que decido que puede ser un buen entreno para Roth el año que viene, paso a la cabeza de mi grupito y a tirar. La peña va muy remolona y terminamos tirando 4 o 5, asi que nos rallamos y rodamos unos kms a la escalofriante cifra de 22 km/h(no pasaba ni cristo).
    Viendo que aquello no tenia solucion, alfinal nos juntamos unos alemanes y yo y pa'lante hasta el avituallamiento del km 130, donde llegamos con la nada despreciable cantidad de 36 km/h de media. Aqui miro para atras y veo que se ha juntado un grupo tremendo a rueda e iremos unos 200 tios, apareciendo iñaki y jose al final del grupo.
    Decidimos seguir todos juntos, pero Jose va tocadete y sube muy parado, me veo con fuerzas y tiro solo.
    Ahora ya si que va a ser el test pefecto para el IM, ya que apenas hay grupos y me va a tocar comerme 160 kms solito.
    El Turchino lo subo a toda *****(pero yo con el 39, no a plato,jejeje)pasando los restos de lo que era mi grupo, y despues me marco una bajada epica, adelantando innumerables ciclistas y coches.
    Una vez llegados a la costa, a seguir recogiendo cadaveres, rodando a plato a 30-32, algunas veces con ayuda pero tirando casi todo el tiempo solo. En el km 165, inoportuno pinchazo, solo llevo una camara, ni desmontables ni bomba. Llamo a Serpal, desmonto a mano, cambio y espero a ver si viene algun coche de la organizacion, hasta que aparece un amable italiano(que no participaba en la marcha) y me hincha la rueda, al final habre perdido unos 10 minutillos. Hasta la llegada de los capos va la cosa bien, volviendo a recuperar a los cadaveres del grupo, siguiendo con mi contrareloj particular, los 2 primeros capos se suben bastante bien, paro en el avituallamiento, como un par de platanos y relleno sales. A partir de ahi hasta meta, imposible meter nada solido al cuerpo, asi que a tirrar con lo que hay.
    Sigo en la misma tonica, aunque la velocidad va bajando un par de kms y los piñones van subiendo(termine rodando con 52x21). El Capo Berta me parece un 1ª, en llano voy aguantando bastante bien, pero subiendo cuesta avanzar. Ademas, se me han aflojado un poco los conos de la trasera y al ponerme de pie aquello suena y se mueve una barbaridad. Corono la Cipressa a un ritmo bastante aceptable, aun pasando a alguno. La bajada la hago rapidito pero con un pelin de prudencia, que no esta el cuerpo ya para muchos excesos y no es cuestion de ***** el resto del año por una tonteria.
    Eso si, una bajada preciosa, sucesion de curvitas enlazadas, estrechita y con buen asfalto.
    De la Cipressa al Poggio, sufriendo mas de lo esperado, pero aun moviendo el plato.
    En el cruce del Poggio un **********(tb los hay en italia) se ralla con nosotros , empieza a discutir con algun italiano (solo entendi .......... di puttana), e intenta embestirnos, hasta que se topa con un policia en la entrada al Poggio.
    3,5 a meta, asi que a darlo todo. meto el 39 y subo todo lo fuerte que puedo, descolgando a los 4 o 5 que venian conmigo.
    Al final me salen 9:45 con una media de 30 km/h, de los cuales 160 han sido practicamente solo, con lo cual el test ha sido satisfactorio.
    Una vez terminado el esfuerzo, el cuerpo pide gasolina, y tras una bajada rapidita(sin pedalear, que las patas gritaban) bajamos a comer algo y a esperar a los que faltan.
    Como ha dicho Serpal, la organizacion bastante desastrosa, pero en general ha merecido la pena el viaje.
    Ahora ya a pensar el Lieja 2008 y sumar otra mas para la coleccion.

    P.D: Oskar, gracias por acordarte de mi tb, MAMONAZO!!!!
     
  19. oskarraju

    oskarraju Invitado

    Registrado:
    21 Feb 2005
    Mensajes:
    1.658
    Me Gusta recibidos:
    0
    Estas celoso?
    :flipa

    :bravo :bravo :bravo :bravo :bravo :bravo
    Que si, que lo habeis hecho todos muy bien.
     
  20. txusm

    txusm Miembro Reconocido

    Registrado:
    17 Ago 2006
    Mensajes:
    6.643
    Me Gusta recibidos:
    356
    Ubicación:
    Narón
    :aplauso2 :aplauso2 :aplauso2 :aplauso2
     

Compartir esta página