1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.
  2. Invitado, ¿no puedes iniciar conversaciones privadas? ¿Tu buzón está lleno? Prueba a "abandonar charlas" para liberar espacio de tu buzón .
    Descartar aviso

DEPECHE MODE en concierto

Tema en 'OFF TOPIC' iniciado por NanoTro, 5 Feb 2006.

  1. NanoTro

    NanoTro En el hogar RE

    Registrado:
    7 Dic 2004
    Mensajes:
    12.010
    Me Gusta recibidos:
    38
    Ubicación:
    Navacerrada
    Bueno, ya quedan menos de 24 horas para que vuelva a ver a los DM en directo.
    Será en el primero de los dos conciertos que dan en Madrid, en el nuevo Palacio de los Deportes.

    Ya os contaré qué tal, y si puedo hacer alguna foto, ya la colgaré...
     
  2. enjoy

    enjoy Miembro

    Registrado:
    8 Mar 2005
    Mensajes:
    367
    Me Gusta recibidos:
    1
    Ubicación:
    La ciudad sin ley
    Yo para el viernes tmb voy, pero al de Barcelona, por cierto qué ganas!!!

    Un saludo
     
  3. ocarmeno

    ocarmeno RE-Lanzao

    Registrado:
    1 Oct 2004
    Mensajes:
    6.174
    Me Gusta recibidos:
    0
    Ubicación:
    Parla
    Disfrutalo Nano!! que mooolan!!!
     
  4. perikolu

    perikolu StupidBoy

    Registrado:
    14 Nov 2005
    Mensajes:
    1.203
    Me Gusta recibidos:
    38
    Ubicación:
    Por el sur...de Madrid (aún)
    suerte tienes tiooo...pasatelo ben q yo no pude piyar entradas!!!.....
     
  5. NanoTro

    NanoTro En el hogar RE

    Registrado:
    7 Dic 2004
    Mensajes:
    12.010
    Me Gusta recibidos:
    38
    Ubicación:
    Navacerrada
    Bueno, pues, el concierto, una pasada, como no podía ser menos.

    Aunque empezó un poco frío con una par de canciones del último disco, enseguido se calentó el ambiente con clásicos de siempre... éstas fueron las canciones que tocaron:

    1.- Intro
    2.- A pain that I'm used to
    3.- John the revelator
    4.- A question of time
    5.- Policy of truth
    6.- Precious
    7.- Walking in my shoes
    8.- Suffer wel
    9.- Damaged people
    10.- Home
    11.- I want it all
    12.- The sinner in me
    13.- I feel you
    14.- Behind the wheel
    15.- World in my eyes
    16.- Personal Jesus
    17.- Enjoy the silence
    18.- Somebody
    19.- Just can't get enough
    20.- Everything counts
    21.- Never let me down again
    22.- Goodnight lovers

    La banda, genial: David Gahan más lleno de energía que nunca, y Martin Gore, tan carismático como siempre :aplauso4

    Vaya, que... ¡¡conciertazo!!, aunque estaba un pelín lejos del escenario...
     

    Adjuntos:

  6. blerax

    blerax INDIGNAO

    Registrado:
    24 Ago 2005
    Mensajes:
    4.746
    Me Gusta recibidos:
    0
    Ubicación:
    GIJON
    los tenian pensao traer a gijon en el mes de julio pero los desecharon por esceso de caché...se lo llevan los de donosti
     
  7. blerax

    blerax INDIGNAO

    Registrado:
    24 Ago 2005
    Mensajes:
    4.746
    Me Gusta recibidos:
    0
    Ubicación:
    GIJON
    les faltó master and servant por lo que veo......y el people are peolple
     
  8. ocarmeno

    ocarmeno RE-Lanzao

    Registrado:
    1 Oct 2004
    Mensajes:
    6.174
    Me Gusta recibidos:
    0
    Ubicación:
    Parla
    Enhorabuena tio!!!
    Me encanta esta canción!!!! "Everything counts"
     
  9. NanoTro

    NanoTro En el hogar RE

    Registrado:
    7 Dic 2004
    Mensajes:
    12.010
    Me Gusta recibidos:
    38
    Ubicación:
    Navacerrada
    La crónica de El Mundo:


    Depeche Mode se divierte en Madrid con sus clásicos de los años 80

    Noticias relacionadas en elmundo.es
    Actualizado martes 07/02/2006 09:35 (CET)
    CARLOS DEL AMO (EFE)
    MADRID.- El trío de Basildon ofreció en Madrid una velada festiva y bailona para 15.000 incondicionales que llenaban el Palacio de Deportes de la Comunidad. Aunque la idea era presentar su último álbum, 'Playing the angel', finalmente obsequiaron al auditorio con un puñado de clásicos como 'Just can't get enough', 'Behind the wheel' o 'Personal Jesus'.

    Un glamuroso, tatuado, depilado, curtido, estilizado y ajustado en negro, David Gahan no paró de moverse en las dos horas que duró el concierto y desde el primer minuto estuvo entregado a la causa, bailando, girando, contoneándose, pavoneándose y mostrándose, aunque cuarentón, en perfecta forma física.

    Para empezar y en un escenario cual nave espacial presidido por una gran bola del mundo, en la que se iluminaban palabras como 'sex', 'pain', 'love', 'vice' y 'pain' (sexo, amor, ángel, vicio y pena), todas ellas en referencia al contenido de las canciones, Depeche Mode eligió, dos de los singles del disco que venían a presentar, 'A pain that I'm used to' y 'John the revelator', para continuar con dos piezas de la segunda parte de la década de los ochenta, 'A question of time' y 'Policy of truth'.

    'Precius', la canción que actualmente se pincha en las radiofórmulas, precedió a otros de los éxitos, 'Walking in my shoes', y 'Suffer well', escrita por Gahan, que desde tras su debut en solitario hace pocos años firma tres de los cortes del nuevo disco. Otro de ellos, 'I want it all', también sonó esta noche.

    El letrista y guitarrista Martin Gore, el teclista Andrew Fletcher y el cantante Dave Gahan, para muchos los padres del house, estuvieron acompañados en escena por un batería y un encargado de los sintetizadores.

    La eterna banda de pop electrónico, que actuará el viernes y el sábado en Barcelona, para en verano volver a San Sebastián, Benicássim (Castellón), Torrevieja (Alicante) y Granada, dejó solo en el escenario a Gore, ataviado con penacho y alitas de plumas negras, para interpretar 'Demaged people', también del nuevo álbum, y 'Home', un tema de finales de los noventa.

    Con 50 millones de discos vendidos en todo el mundo, dos millones de ellos de este 'Playing The Angel', un disco producido por Ben Hillier, que ha colaborado con otras bandas como Doves y Blur, Depeche Mode dieron un repaso a grandes temas de su repertorio con los que hicieron las delicias del público.

    Sonaron 'Personal Jesus', 'World in my eyes', 'Enjoy the silence', 'Behind the wheels' y 'I feel you', y dejaron para los bises 'Shake the disease' —con Martin al micrófono y Andrew a lo teclados, y un sonido muy cercano a Vince Clark, uno de los miembros fundadores y ahora al frente de Erasure con Andy Bell— y 'Everything Counts' y 'Just can't get enough', una canción que cumple ahora 25 años y suena a compuesta antes de ayer.

    Para cerrar, volvieron una vez más a los ochenta con 'Never let me down again', y 'Goodnight lovers', de su anterior álbum, 'Exciter', cantada a dúo por Dave y Martin en medio del público.
     
  10. NanoTro

    NanoTro En el hogar RE

    Registrado:
    7 Dic 2004
    Mensajes:
    12.010
    Me Gusta recibidos:
    38
    Ubicación:
    Navacerrada
    Y la del ABC...


    PASIONES ORGÁNICAS
    JESÚS LILLO

    Se cumplen este mes de febrero veinticinco años del debut discográfico («Dreaming Of Me») de Depeche Mode, banda que, inicialmente desdibujada por el maquillaje de los nuevos románticos, con los que compartió posturas de riesgo y algún que otro exceso de forma, protagonizó una larga y oscura travesía por el desierto hasta convertirse en grupo de culto, venerado por una legión de fanáticos de su lado oscuro —bien cultivado y mejor explotado a través de letras obsesivas, retratos de Anton Corbijn y biografías basadas en truculentos hechos reales— y luego consumido en tiendas y emisoras por millones de aficionados al pop comercial. Dos en uno.

    Con las entradas agotadas desde hace meses para las dos funciones programadas en Madrid de «Touring The Angel», su primera gira en cuatro años, Depeche Mode reunió anoche en el Palacio de los Deportes a sus dos públicos naturales. Por allí estaban los <CF44>black swarms</CF> —fieles de comunión diaria cuyo nombre adoptó el grupo para tratar de camuflar en las redes de internet la maqueta de su último álbum— y también quienes, sin tanta penitencia, bastante más sueltos, llevan bailando tecno-pop, o algo parecido, toda su vida. Había que satisfacer a dos audiencias, núcleo duro y corteza del mismo fenómeno, y Martin L. Gore y los suyos remezclaron ayer un soberbio repertorio de éxitos, tirando por ese callejón de en medio, poco iluminado, donde suenan «Violator» y su continuación, el reciente «Playing The Angel».

    Éxitos aislados, procedentes del resto de su discografía y dispuestos a modo de orgulloso recordatorio, y un final que enlaza, sin complejos, un lote de frívolas piezas sintéticas del comienzo de su carrera (de «Just Can't Get Enough» a «Everything Counts») completan el argumento de una gira mundial que revela la confianza de un veteranísimo grupo de estadio en la capacidad de sus últimas canciones para soportar la estructura de un espectáculo de recuerdos. Cualquier grupo de su categoría y su añada —le sucedió a REM el invierno pasado— se caería con casi todo el equipo si tratara de hacer pasar por clásicos de graderío tal proporción (30 por ciento del repertorio) de novedades, pero Depeche Mode consigue salvar los muebles con una verosímil manifestación de vitalidad. «Touring de Angel», así, viene a querer decir en castellano «no estamos acabados». Traducción simultánea.

    No le debe de resultar fácil a un grupo retratado y filmado milimétricamente por Anton Corbijn —escenógrafo oficial y brazo gráfico del trío— sorprender a un público que constantemente recibe impactos audiovisuales de sus ídolos, sobreexpuestos a las cámaras del fotógrafo holandés. Sin embargo, la última escenografía de Corbijn consigue evitar que un concierto tan previsible como el de Depeche Mode se apelmace, haciéndolo pasar por una película de estreno: pantallas fracturadas que reflejan interferencias y señales distorsionadas y una enorme bola metálica que emite mensajes ligados a la letra de las canciones —«dame las llaves, yo conduciré», repite mientras suena «Behind The Wheel»— componen un decorado sobrio, pero saturado de claves para entender el discurso de dolor y sufrimiento que difunde la banda. No hizo falta activar la máquina de humo artificial porque la gente, en el primer concierto celebrado en pista cubierta desde la entrada en vigor de la ley antitabaco, no paró de fumar.

    Pasados de rosca guitarrera y mística maldita, liderados por un Dave Gahan descocado y crecido en sus amaneradas coreografías, pero gobernados por Martin L. Gore, los británicos incrementaron la potencia de su catálogo de clásicos, recrudecido con saña en una ejecución violenta y orgánica. Sólo amainó el concierto cuando Gore («Damaged People», «Home») cogió el micrófono para realizar su operística recreación de un Bowie ya inexistente y cuando, casi al final, sin guitarras, sonaron los clásicos de los 80 con extrema pureza digital. Aquello sí era tecno-pop.
     

    Adjuntos:

  11. NanoTro

    NanoTro En el hogar RE

    Registrado:
    7 Dic 2004
    Mensajes:
    12.010
    Me Gusta recibidos:
    38
    Ubicación:
    Navacerrada
    Y la de La Razón:


    Depeche Mode conquista Madrid

    El grupo británico mezcló himnos históricos como «Personal Jesus» con material de su último trabajo «Playing the angel»

    Son el grupo de culto más exitoso del mundo y el directo es una de sus mejores bazas. Ayer, en Madrid, exhibieron su pop oscuro y torturado.

    Víctor Lenore - Madrid.-

    Pocos artistas pueden presumir de tener fans tan devotos como Depeche Mode. No es habitual que un grupo consiga vender todas las entradas en el Palacio de Deportes de la Comunidad. Pero ellos, con más de veinticinco años de éxitos a sus espaldas, lo han agotado dos veces (también harán doblete en el descomunal Sant Jordi de Barcelona). Aún así, no viven de glorias pasadas. En su concierto de anoche hubo abundante material de su último trabajo, «Playing with the angel» (2005), un disco que no llega a sus máximas cotas de inspiración, pero que, a decir de muchos críticos y seguidores, tiene destellos de «Violator» (91).

    Abrieron confiando en sus nuevas bazas: «A pain that i’m used to» y «John The Revelator». Les salgan mejor o peor, saben construir canciones. No todos los grupos que pululan hoy por el top cuarenta pueden firmar cosas tan elegantes como «Precious».

    «Sexo», «sinceridad», «amor»... El montaje resultó tan sobrio como modesto. Estética retrofuturista, como los teclados customizados como naves espaciales «vintage» y una bola con pantallitas donde desfilaban las palabras «sexo», «remordimiento», «sinceridad» o «amor», conceptos recurrentes en las letras del grupo. Lo mejor: una enorme pantalla que se fragmentaba en dos, cuatro o seis trozos proyectando imágenes del grupo en vivo o elegantes visuales del artista Anton Corbijn.

    Pero las protagonistas fueron las canciones. No todas igual de intensas, pero sí tocadas con convicción y perfecta calidad de sonido. Lo más cuestionable: seguramente, los momentos en que Martin Gore se quedaba solo en el escenario, interpretando baladones vulnerables sobre la fragilidad humana. La estrategia es valiente: Gore demuestra no tener ningún miedo ni al histrionismo ni a la afectación. Quizá le vendría bien tenerlo.

    Lo mejor: incluso los detractores del grupo deben reconocer que han
    firmado alguna canción indiscutible. Por ejemplo, el pop eufórico y chispeante de su viejo éxito «Just can’t get enough» o esa arrolladora plegaria rock que es «Personal Jesus». Un riff de guitarra básico y primitivo con el que tocan el cielo.

    En el resto, Depeche Mode se revelan como un grupo que siempre han confiado en los lugares comunes de la poesía rock: sus versos solemnes, obsesivos y angustiados. Recursos típicos de artistas que saben que la poesía del tormento siempre viste más que la de la felicidad (como si ésta no pudiera ser tan profunda como aquella). Piezas nuevas como «Suffer Well» o «The sinner in me» o antiguas como «Policy of truth» retratan a unos compositores encantados de haber conocido su tenebroso mundo interior.

    Dave Gahan es el típico cantante de estadio. Seguro, carismático, derrochando energía y dispuesto a lucir cuerpo a la menor oportunidad. En la tercera canción se queda en chaleco y a la décima ya está con el torso desnudo. Cuesta creer que el año pasado sus compañeros de generación New Order fueran tachados de horteras por muchísimo menos. Por cierto, ahora que están tan de moda los biopics de grupos, pasar hora y media delante de mil y un primeros planos de Gahan deja claro que el perfecto actor para encarnarle en la pantalla sería Michael Imperioli (El Christopher Moltisanti de «Los Soprano»).

    Bueno, volvemos al principio. La comunión entre grupo y fans es tan grande que era imposible que fallaran. Piezas como «I feel you», «Policy of truth», «World in my eyes», «Behind the wheel» o «Everything counts», entre otras, fueron despachadas con oficio y ganas ante una parroquia entregada de antemano. «Enjoy the silence» se cantó a medias entre Gahan y el público de la pista. Balance final: misión cumplida y todos contentos.

    Como aperitivo, actuaron el joven grupo neoyorquino The Bravery, uno de esos conjuntos con más sonido que canciones, más poses que sustancia y más adicción al estilo de The Cure de lo que sería recomendable. Eso sí, muy rotundos y convencidos sobre las tablas.
    Sus conciertos en España Depeche Mode repite actuación esta noche en la capital de España, pero tampoco hay entradas disponibles. La cosa no está mucho mejor para los próximos días:

    Viernes 10 de febrero de 2006. Palau Sant Jordi de Barcelona. (Entradas agotadas).
    Sábado 11 de febrero de 2006. Palau Sant Jordi de Barcelona. (Entradas agotadas) .
    Al menos, para su gira de verano aún no está todo vendido.
    22 de julio. Estadio Anoeta de San Sebastián.
    23 de julio. Festival Internacional de Benicàssim (Castellón).
    25 de julio. Parque Antonio Soria de Torrevieja. (Alicante).
    26 de julio. Plaza de Toros de Granada
     

    Adjuntos:

Compartir esta página