1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies. Más información.
  2. Invitado, ¿no puedes iniciar conversaciones privadas? ¿Tu buzón está lleno? Prueba a "abandonar charlas" para liberar espacio de tu buzón .
    Descartar aviso

Interesante entrevista con Madariaga

Tema en 'General' iniciado por Carbonboy, 9 Ene 2005.

  1. Carbonboy

    Carbonboy CarbonÃssimo!! Moderador ForoMTB

    Registrado:
    16 Jun 2004
    Mensajes:
    12.710
    Me Gusta recibidos:
    312
    Ubicación:
    El Paraíso
    Sacada de El Correo digital:

    «El UCI Pro Tour servirá para sanear el ciclismo»

    Madariaga reunirá desde mañana a su plantilla, que tendrá que adaptarse a la nueva liga profesional



    Miguel Madariaga es una espalda. Sobre ella descansa todo el andamiaje que teje la estructura del Euskaltel-Euskadi. Así fue al inicio, hace más de diez años, cuando la escuadra era apenas un esbozo, y así es ahora, ya en la Liga UCI Pro Tour, la NBA del ciclismo. Madariaga, su espalda, se ha ido doblando ante el peso del proyecto, dejándose plazos de su salud, pero sigue firme, sin quebrarse, al frente de un equipo que ha tintado de naranja la ilusión de una afición única y representada ya en la élite del ciclismo mundial.

    -¿Cómo va el proceso de adaptación a la Liga UCI Pro Tour?

    -Lo llevamos con precaución. Ahora mismo ni nosotros ni nadie sabe cómo van a ir las cosas.

    -¿Cuesta mucho adaptarse?

    -Mucho. Ya nos costó entrar en la liga y nos está costando también esta fase previa. La verdad es que los responsables del Pro Tour no nos ha dado demasiada información, pero el caso es que ningún equipo quería quedarse fuera.

    -El ciclismo está cambiando. Y en ese proceso quedan cadáveres por el camino. De momento, aunque por circunstancias diversas, han desaparecido dos escuadras, el Baqué y el Paternina.

    -La aparición de equipos continentales (a medio camino entre el campo amateur y el profesional) ha tenido algo que ver. El Baqué y el Paternina estaban incluso por debajo del presupuesto que van a tener estos nuevos equipos, y eso ha influido en su desaparición. Creo que es un palo muy gordo para el ciclismo. Y más para el ciclismo vasco, que por ese camino disponía de una buena oportunidad para tener profesionales.

    -El ciclismo sacrifica a alguno de sus hijos para, supuestamente, mejorar.

    -Eso es. En las reuniones que hemos tenido, lo que ha quedado muy claro es que el objetivo del UCI Pro Tour es sanear el ciclismo. Y puede hacerlo. Pienso que vendrán aires mejores, aunque este año va a ser muy duro. La intención es mejorar el ciclismo actual, aunque queda mucho por hacer.

    -¿Por ejemplo?

    -Lo primero es que algunos equipo no tengan bula (en el tema del dopaje), y me parece que algunas escuadras van a seguir teniéndola.

    -¿Hay dos varas de medir?

    -Siempre las ha habido. No me gustaría que eso siguiera, pero creo que al menos durante el primer año se van a mantener.

    -Los 19 equipos del Pro Tour van a autosometerse a una especial vigilancia, pero en algunas carreras se enfrentarán a equipos de segunda, que, por decirlo de alguna manera, pueden tener más 'manga ancha' en la vigilancia sobre el dopaje.

    -Eso es verdad. Con el UCI Pro Tour, en las grandes carreras habrá 19 equipos de primera y sólo dos 'pequeños'. Con sólo dos no surgirán problemas. Creo que la solución empezará por ahí.

    «La base está podrida»

    -¿La exclusión del Phonak del UCI Pro Tour ha sido un aviso para navegantes?

    -El aviso viene de atrás. En el Phonak había mucho que cortar, aunque no estoy de acuerdo en que lo paguen Freuler y Pino.

    -Para entrar en la nueva liga, todos han firmado una Carta Ética.

    -Es bueno para todos. Sabemos a lo que nos atenemos. Ahora hay que ver si se cumple lo que dice la carta y si, por ejemplo, los controladores de la UCI visitan a los corredores en sus casas o durante los entrenamientos. También la Asociación Internacional de Corredores nos ha informado de que eso va contra los derechos individuales de los ciudadanos.

    -En la Carta se incluyen condiciones como la prohibición de fichar a un ciclista que ha dado positivo.

    -Sí. Y más aún: si un corredor da positivo y la UCI le suspende durante dos años, en la liga el castigo se elevará a cuatro años.

    -Algunos equipos obligan a firmar a sus corredores un documento en el que los deportistas se hacen responsables si dan positivo.

    -Nosotros también lo vamos a hacer. Esta semana, en la concentración, lo hablaremos con ellos. El equipo debe quedar limpio si pasa algo. Habrá un rifirrafe entre los directores y los corredores, pero es algo de lo que tenemos que hablar. Todos sabíamos lo que significaba entrar en el UCI Pro Tour. Si no lo hubiéramos conseguido, los ciclistas se habrían ido a otros equipos. Pues, bueno, ahora habrá que adaptarse.

    -Parece una carrera eterna. ¿Se puede acabar con el dopaje?

    -Pienso que no. La cosa está muy extendida. Ya lo dije en cierta ocasión y me criticaron: no sólo hay que mirar hacia el ciclismo profesional. La base está podrida, y si por esto que digo alguien quiere pedirme una explicación, que venga y me lo diga. Ahora más que nunca sabemos lo que está pasando. Para que esto se termine hay que empezar por la raíz. Si no, dentro de diez años no habrá ni la mitad de equipos en el UCI Pro Tour.

    Golpe en la mesa

    -El Euskaltel-Euskadi tiene un equipo similar al de 2004, con la incorporación de Aitor González, un fichaje que, contra lo que se esperaba por su condición de guipuzcoano-alicantino, no ha levantado ninguna polémica.

    -Antes de ficharle, me cubrí bien. No había ninguna pega para que corriera con nosotros. Si alguien hubiera dicho algo, yo también podría haber respondido. Nadie ha dicho nada, y paz para todos. De Aitor más me preocupa la fama que trae de ser un corredor despistado, que va un poco por libre. Confío en que todo eso sean exageraciones. Quiero un Aitor responsable, entregado a su equipo.

    -Aún es muy pronto, pero ¿ya hay calendario para sus líderes, para Mayo, Zubeldia, Aitor González y Samuel Sánchez?

    -Como hemos cambiado el equipo médico, vamos algo retrasados en este aspecto. Todo lo que se diga ahora es precipitado. Tenemos que hablar con los corredores, con los líderes citados y con los que pueden serlo, como Egoi Martínez. Aún es prematuro. Y hay que hablarlo: los corredores tienen que ir con ilusión a las carreras, pero tampoco podemos dejar que ellos nos hagan el calendario. Estos días lo hablaremos, y seguro que alguno tratará de subirse en nuestra chepa, pero ya veremos. En este equipo durante 2005 tienen que cambiar muchas cosas, por nuestra parte y por parte de los corredores.

    -Desde fuera, da la impresión de que los líderes del Euskaltel-Euskadi va un poco a su aire. ¿Va a dar Madariaga un golpe en la mesa?

    -Sí. Yo sé lo que tengo en casa. Y voy a limpiar en casa mi ropa sucia. Lo mismo que tendrán que hacer otros equipos. Lo que pasa es que en el Euskaltel-Euskadi, por sus características, parece que manda todo el mundo. Parece que aquí no le puedes tirar de las orejas a un corredor porque entonces sus amigos de la prensa te machacan. Y eso no es bueno ni para una firma como Euskaltel ni para un país como Euskadi. Este tema me preocupa mucho.

    -Sobre la plantilla, ¿no se interesó nunca por fichar a Astarloa?

    -No teníamos esa opción. No había plaza. Era un corredor interesante, que nos hubiese venido muy bien. Pero la plantilla estaba cerrada y no tengo el suficiente coraje como para decirle a un corredor con contrato que le echo a la calle. Si hubiese tenido una plaza, habría ido a por Astarloa.

    -Sobre rumores, ¿Mayo va a seguir este año en el Euskaltel-Euskadi?

    -Va a correr con nosotros. Tajante. Sé cómo están el resto de los equipos en el aspecto económico. Iban están ganando aquí un dinero muy bonito, y tiene una cláusula de rescisión de 150 millones de las antiguas pesetas. No hay ningún equipo en condiciones de afrontar todo eso. Mayo aquí lo tiene todo. Además, los equipos del UCI Pro Tour nos hemos comprometido a no 'tocar' a corredores con contrato.

    El Tour, espina clavada

    -En 2005, el objetivo, el examen, vuelve a ser el Tour. Allí se quedó una cuenta pendiente.

    -Sí. Y no sólo con el Tour, sino también con nuestra afición. Iremos a sacarnos esa espina. Tras lo del año pasado, acudiremos con los pies en el suelo. Sin echar cohetes antes de la fiesta.

    -¿Correrá Armstrong el Tour?

    -Sólo si se ve seguro de ganarlo otra vez. Armstrong terminó el sexto Tour menos cansado que los anteriores. Está entero.

    -¿Tiene pensada alguna medida para evitar incidentes como los que sucedieron con algunos aficionados exaltados en Plateau de Beille?

    -Es muy difícil. Lo peor del fútbol se trasladó al ciclismo. Lo mejor es olvidarlo. Y confiar en que no vuelva a ocurrir. Y si ocurre, pues pasar el trago. Aquello lo protagonizaron cuatro, eso sí, que hicieron mucho ruido.

    -Es curioso. Ningún equipo tiene una afición tan fiel, y sin embargo no consigue elevar el número de socios, estancado en unos 3.000.

    -Eso es cierto. Nadie tiene una afición como la nuestra. Muchos nos dicen que ya están enganchados a la red telefónica Euskaltel y que se sienten parte del equipo. Y, en cierto modo, es verdad.
     

Compartir esta página